¿Quién dijo que en sesenta metros no caben tres habitaciones con armarios integrados, baño principal con inodoro, bidé, lavabo y ducha, aseo de cortesía con lavabo, inodoro y lavadora y cocina con salón comedor…?

Pues este fue el mayor reto del proyecto, encajar todas las necesidades sobre un espacio realmente ajustado; con una labor de estudio y contraste con los clientes al final conseguimos ofrecerle todas las necesidades con un presupuesto y fecha de entrega cerrados, lo que se suele decir llave en mano.

El proceso fue muy motivador, aquí puedes ver más detalles del “making of”.